"Renuncio Al Ministerio" por Freddy Carrion

¿Renunciar al ministerio?... 
¡Jamás! 

¡Los hombres y mujeres de Dios no renuncian a su llamado jamás!. Aquellas 
palabras le cayeron como un balde de agua fría. Las escuchó el domingo 
en la mañana, durante el primer sermón. Justo ese día, cuando pensaba 
pasar su carta de dimisión. ¡Y no era para menos! El hogar con problemas: 
su esposa se quejaba de que no la tenía en cuenta, y sus hijos cada día 
se mostraban más apáticos. 

Desde que Raúl había asumido como presidente del Comité de Ujieres, las 
críticas en su contra se multiplicaron. Unos decían que ese no era un 
ministerio para él, otros opinaban que sus pautas de trabajo eran erradas 
y ventilaban comentarios sobre la superioridad de su antecesor. 

Varios voluntarios dejaron de asistir a las reuniones. Aunque él 
intentaba mejorar de muchas maneras, e incluso ignorar los comentarios 
malintencionados, cada nuevo esfuerzo parecía atizar el fuego y se volvía 
en su contra como un boomerang. 

Para completar el oscuro panorama, su vida devocional iba de mal en peor. 
Primero clamó a Dios con angustia, luego dejó de hacerlo. Para ser 
sincero, ya no quería siquiera orar, y en cuanto a leer la Biblia, hacía 
días que el separador de páginas continuaba en el mismo pasaje 
escritural. "No tengo ganas de nada, salvo de salir corriendo no sé a 
dónde, pero correr. No aguanto más", se repetía una y otra vez con 
evidente desespero. Incluso la relación con sus compañeros de trabajo se 
tornó tirante y amenazaba con deteriorarse progresivamente. 

¿Le parece familiar la historia? 

¿Ha vivido una experiencia similar alguna vez?¿Ha pensado renunciar a su 
cargo como pastor, diácono u otra de las posiciones de responsabilidad en 
la congregación?¿Se ha sentido agobiado por el desánimo? ¿En algún 
momento ha pensado renunciar a todo?... Pues le tengo una buena noticia: 
no es el primero ni tampoco el único. Al igual que usted, decenas, 
millares quizá, han atravesado por desiertos similares. 

La Biblia registra numerosas historias de siervos que consagraron su vida 
al servicio de Dios y sin embargo enfrentaron momentos sumamente 
difíciles. Lo sorprendente es que, aunque algunos de ellos concibieron la 
idea de renunciar, Dios no les aceptó su disposición de volver atrás. 

No pretendo disuadirlo de que renuncié, pero le sugiero que antes de 
escribir la carta para decir: "Hasta aquí llegue", lea las siguientes 
consideraciones: 

1.- En las tribulaciones se forjan los triunfadores. 

En los momentos de crisis se conoce a los vencedores. Hay quienes deciden 
salir corriendo, pero otros, se afianzan en Dios y dan la batalla. Miran 
las adversidades como un reto. ¿Recuerda a José?. Era inocente, sin 
embargo sufrió penalidades, traición y calumnias, y no por esas 
circunstancias dejó de ser un hombre de Dios. 

Aunque lo atacaron por envidia (Génesis 37:5-8), lo condenaron duramente 
por su solidez moral (Génesis 39:7-18), no le cumplieron promesas 
(Génesis 40:23), no dejó que en su corazón prosperara la amargura y el 
resentimiento hasta el punto que, no solo perdonó a sus hermanos que 
fueron quienes más duramente le atropellaron, sino que les ayudó. "Ahora 
pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá. 

2.- Las burlas y las críticas no deben desmoralizarnos. 

Nunca encontraremos dos personas que piensen igual. Cada cual tiene su 
propio cristal para mirar el mundo. Por esa sencilla razón no podemos 
esperar que todos a nuestro alrededor estén plenamente de acuerdo con lo 
que hagamos. La premisa fundamental es que todo lo desarrollemos, sea 
concebido con el propósito de agradar a Dios. 

Observe el ejemplo que nos ofrece el rey Saúl. Dada su juventud, los 
ancianos de Israel lo menospreciaron y cuestionaron: "Pero algunos 
perversos dijeron: ¿Cómo nos ha de salvar éste? Y le tuvieron en poco, y 
no le trajeron presente; más él disimuló" (1 Samuel 10:22). Permítame 
enfatizar algo: Saúl fue prudente. Entendió que no ganaba lo más mínimo 
con ponerse a reñir con quienes lo señalaban con maldad. 

Pablo es otro ejemplo. Concluida una intervención con marcado enfoque 
evangelístico ante monarcas romanos, delante de quienes presentó defensa 
de las acusaciones que le hacían, recibió una frase burlesca en 
respuesta: "Diciendo él (Pablo) estas cosas en su defensa, Festo a gran 
voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco. Mas él 
dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de 
verdad y de cordura"(Hechos 26:24,25). 

3. Los problemas con la congregación debe resolverlos Dios. 

Dios es el dueño de la obra. Eso lo tenemos claro, sin embargo lo 
olvidamos cuando las cosas salen mal, cuando las personas rechazan 
nuestras invitaciones a los eventos de la iglesia o sencillamente cuando 
la feligresía nos dirige todos sus ataques, muchos de los cuales 
consideramos injustos. 

Cuando los israelitas llegaron al desierto de Zin, comenzaron a protestar 
por la falta de agua y fue justamente Moisés quien debió hacer frente a 
los ataques. Pero, con la convicción que la obra era de Dios, acudió a Él 
en busca de ayuda. Dice la Escritura: "Y se fueron Moisés y Aarón de 
delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se 
postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos" 
(Éxodo 20:6). Cuando volcamos nuestras frustraciones al Señor, Él 
responde. No estamos solos. 

4. ¿Y si no alcanzamos las metas ministeriales?. 

Siempre me inquietaron las vidas de aquellos que, una vez llamados al 
ministerio y cuando estaban trabajando en la obra del Señor, debieron 
enfrentar dificultades que los sacaron del "frente de batalla". Con el 
tiempo descubrí que muchos de los hombres y mujeres de Dios no alcanzaron 
a colmar sus metas ministeriales. No fueron mediocres ni fracasados, sólo 
que no vieron los frutos. 

Moisés, por ejemplo, vio de lejos la tierra prometida estando en la 
cumbre de Pisga, pero no le fue permitido entrar. "...y le mostró Jehová 
toda la tierra de Galaad hasta Dan. Y le dijo Jehová: Esta es la tierra 
de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la 
daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá. Y murió 
allí Moisés siervo de Jehová..." (Deuteronomio 34:1, 4-5). 

Igual ocurrió con Juan el bautista, quien protagonizó uno de los primeros 
avivamientos de que se tenga historia (Mateo 3:1-12). Era un hombre 
consagrado, sin embargo sui tiempo en el ministerio no fue prolongado, a 
lo sumo tres años únicamente. ¿Recuerda cómo terminó? En la cárcel y 
posteriormente decapitado (Mateo 14:1-12). 

¿Y qué podemos decir de Esteban? La Biblia anota que era "...varón lleno 
de fe y del Espíritu Santo...Y Esteban lleno de gracia y de poder, hacía 
grandes prodigios y señales entre el pueblo" (Hechos 6:5ª.,8). Comenzó 
como diácono, el Señor lo utilizó como poderoso evangelista y en corto 
tiempo murió lapidado. "Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y 
decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a 
gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho 
esto, durmió" (Hechos 7:59,60). 

No se desanime, recuerde que no siempre alcanzamos a ver los resultados 
de todo el esfuerzo. Aunque pareciera que la semilla demora en germinar, 
si está en la voluntad de Dios, tarde o temprano se convertirá en una 
hermosa planta. Juan el bautista y Esteban no apreciaron el fruto de su 
sacrificio, pero hoy todos podemos verlo. 

5. Viva un día a la vez. 

En ocasiones queremos que los resultados sean ahora mismo, ya. 
Contagiados por el ánimo inmediatista deseamos que la iglesia se llene 
con rapidez o que el ministerio que Dios nos delegó, florezca de la noche 
a la mañana. Olvidamos que el Señor nos llamó a vivir un día a la vez. No 
podemos pretender hacerlo todo ahora mismo. No en vano Jesús nos dijo: 
"Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana 
traerá su afán. Basta a cada día su propio mal." (Mateo 6:34). 

Es cierto que hay circunstancias en las que nos vemos tentados a 
renunciar. Igual situación compartieron los hombres y mujeres de Dios, 
sin embargo cuando quisieron quemar las naves, tirar la toalla y salir 
corriendo, el Señor los confrontó y les dijo: "Espera un minuto. Entiendo 
que estás apesadumbrado o tal vez ofuscado. Consideras que nadie valora 
tu trabajo, pero yo sí. Conozco tus desvelos y esfuerzo, así el mundo no 
lo tenga en cuenta. Por esa razón, toma tu carta de renuncia. De momento, 
no te la acepto". Y los siervos del Altísimo, después de ese trato 
divino, debieron reconocer que todavía no era el momento de decir "Hasta 
aquí llegué". 

Los profetas Elías y Jonás son claros ejemplos de que, así quisieran, 
Dios no los iba a dejar ir así como así. Si Él le llamó a la obra, es 
porque le necesitaba allí. Él sabe lo que hace. Por todo lo anterior le 
invito que escriba justo al comenzar su Biblia: "¡Los hombres y mujeres 
de Dios no renuncian a su llamado jamás!" y cada vez que quiera salir 
corriendo, léalo de nuevo. 

SALMO 138: "JEHOVA CUMPLIRA SUS PROPOSITOS EN MI". 

Bendiciones para todos. 

Saludos, Freddy

Leave a comment

Add comment