"Hay Provision" por Carlos Obed Martinez

En el monte de Jehová hay provisión…  Génesis 22:14 

Dios le hace una petición inusual a Abraham, es cierto que él es el Padre de la fe, que salió de su tierra y su parentela a un destino que no sabía, es del mismo hombre que hablamos que se dedicaba a ver las estrellas en el cielo, arena en el desierto confiando en una promesa, que en su simiente, serian benditas todas las naciones de la tierra. 

Ahora eso es fácil de creer para aquel que tiene una marimbita de hijos, como aquella generación de nuestros abuelos que el promedio era tener 8 a 10 hijos, pero para Abraham y Sara, que no tenían hijos? 

Además narra la escritura que ya estaban pasaditos de años. Dios hace lo imposible, lo increíble, contra todo pronóstico, Sara queda embarazada y nace la promesa de Dios, al fin, hubieron risas dudosas, pero al fin, tenían ante sus ojos, el cumplimiento de la Palabra de Dios en sus vidas, había nacido Isaac, la primera de las estrellas que contemplaba en el cielo el ya longevo Padre de la Fe. 

Dios se le ocurre pedirle un sacrificio, nada grave dirías si estas sentado cómodamente en tu sillón viendo tele con una taza de café (al fin de cuentas ya te sabes el desenlace), pero para Abraham, era el superlativo de las peticiones, tanto tiempo esperando a su hijo y ahora Dios lo pide de regreso, ¿qué paso? 
Abraham dice: iremos al monte de Dios, adoraremos y volveremos 

Él estaba decidido a obedecer, no cuestionar la petición de Dios, se levantó tempranito, llevo la leña, el fuego, afilo el cuchillo, todo lo necesario. Él estaba tan seguro que si era necesario, Dios levantaría de la muerte a su hijo, porque Dios, no habiendo nada mayor porque jurar le dijo a Abraham: Por mí mismo he jurado que te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente (Hebreos 6:13) 
¿Por qué Dios le pide a Abraham que sacrifique a su hijo, a su único hijo? La Biblia menciona que era una práctica pagana, en Levítico 20:1-5 Dios condena el sacrificio de humanos. Dios no quería la muerte física de Isaac, pero quería que Abraham sacrificara en su corazón a su hijo, que demostrara que amaba primero a Dios, y es porque Dios no acepta 2dos o 3er lugares o es el 1ero o sigue buscando adoradores. 

Es difícil soltar lo que amamos profundamente. ¿Qué podría ser más apropiado que amar al único hijo? Pero cuando le damos a Dios lo que Él nos pide, nos devuelve mucho más abundantemente de lo que nosotros pudiésemos haber soñado. Los beneficios espirituales de sus bendiciones superan enormemente nuestros sacrificios. ¿Ha dejado usted de entregarle a Dios su amor, sus hijos, su tiempo, sus recursos? 

Dios nos sigue llamando y esperando en el monte a que le adoremos, El Padre anda buscando adoradores y como resultado es que Dios se convierte en nuestro proveedor, El proveyó de un cordero para sacrificar, proveyó esposa para Isaac, y en ese mismo monte Dios proveyó salvación para toda la humanidad ofreciendo a su único hijo en rescate por nosotros. 

Amigo (a) dele pa´l monte no hay mejor lugar que estar con Él, adorarle en todo tiempo y circunstancia, aunque no entiendas el porqué de lo que está pasando en tu vida, al final de cuentas, Él se encargará que en Su monte siempre haya provisión para todo lo que tú necesitas.

Leave a comment

Add comment